Está aquí: InicioEspeleología

Espeleología

La espeleología (del griego σπηλαιου spelaion que significa cueva y -logía, tratado), es una ciencia cuyo objeto es el estudio de las cavidades subterráneas.

Considerado el padre de esta disciplina, el francés Édouard Alfred Martel (1859-1938) inició las primeras exploraciones científicas y en 1895 fundó la Sociedad Espeleológica.

En aquellas ocasiones en que su práctica se asemeja más bien a un deporte, sería más apropiado denominarla espeleísmo; aunque, no deja de tener sus orígenes en una ciencia que estudia la morfología de las cavidades naturales del subsuelo. Se investiga, se topografía y se catalogan todo tipo de descubrimientos subterráneos. Es más, la espeleología es una ciencia en la que se hallan implicadas varias otras: la formación y las características de las cavidades interesan a los geólogos; los cursos subterráneos de agua a los hidrólogos; la fauna (más variada y numerosa de lo que se cree) a los zoólogos; los vestigios del hombre prehistórico a los prehistoriadores y de los fósiles de animales a los paleontólogos, etc.

La espeleología oferta multitud de atractivos, tanto lúdicos como científicos a diversos niveles, lo que hace de ella una actividad muy completa.

De modo global, podemos distinguir varios tipos de espeleología, según el tipo de cavidad en que se desarrollan.

Tipos de espeleología según el tipo de cavidad en que se desarrollan

Espeleología kárstica

Interior la cueva Cajigal en Venezuela

Principal rama de la exploración espeleológica, aquella que se desarrolla en cavidades de origen kárstico, es decir, cavidades excavadas por corrientes de agua o hielo en macizos de roca calcárea. Existen también cavidades horadadas en macizos yesiferos, de sal y lava volcanica así otras variantes, pero que al fin y al cabo están originadas por un proceso de disolución de la roca encajante. Estos procesos de disolución se desarrollan de modo muy lento, y pueden tomar millones de años para formar una cavidad y concrecionarla (las estalactitas, gours, excéntricas... son concreciones que forman la llamada decoración de la cavidad).

Espeleobuceo

El espeleobuceo es una variante de la espeleología que centra su actividad en la exploración de cavidades subacuáticas. Muchas de las cuevas concluyen en conductos cegados por el agua. A partir de este punto, los espeleobuceadores toman el relevo a los espeleólogos. La práctica del buceo en cuevas debe ser realizada personas que, además de ser buenos espeleólogos y buenos buzos, dominan las técnicas especializadas y equipos especializados. A veces es necesaria la utilización de mezclas con helio, oxígeno y nitrógeno (Trimix y Nitrox) para bajar los largos tiempos de descompresión y combatir la narcosis.

Las características tan hostiles que presentan los espacios inundados en las cavernas, hacen del espeleobuceo una de las actividades más peligrosas del mundo, en donde los errores muy frecuentemente cobran vidas.

Espeleología volcánica

Aspecto típico de un tubo volcánico

Vulcanoespeleología es la espeleología que se desarrolla en cavidades de origen volcánico, esto es, las que son creadas por la lava fluida de un volcán durante una erupción. La mayor parte de cavidades volcánicas se forman en un periodo de tiempo corto, días, meses o a lo sumo años, según dure la erupción volcánica.

La diferencia deportiva entre una y otra viene dada, básicamente, por la necesidad de adaptación del espeleólogo al medio donde ha de moverse. Los materiales y técnicas son muy similares en una y otra, si bien la progresión y la condición de las exploraciones son muy distintas. La espeleología kárstica se desarrolla en cavidades que presentan un acusado desarrollo vertical (el actual récord mundial se encuentra en la sima Krubera-Voronya, macizo de Arabika, en Abkhazia (ex república soviética en la cuenca del Mar Negro), con un desnivel de aproximadamente -2140 metros). Dicho de otro modo, para practicar la espeleología kárstica es casi fundamental dominar la técnica de progresión por cuerda fija.

Las cavidades volcánicas, sin embargo, se originan en su mayor parte al fluir una colada volcánica por un terreno de pendiente moderada (desplazamiento casi horizontal), dando lugar a lo que se conoce por tubo volcánico o tubo de lava. Estos tubos tienen una pendiente moderada (raras veces superaremos el 60% de inclinación), con lo cual pueden recorrerse, en general, sin necesidad de cuerdas. Pero la dificultad viene dada por otras características: un sustrato generalmente áspero, que hace que el espeleólogo se enganche con cierta frecuencia, dependiendo de la calidad de su equipo; existencia de muchos pasos estrechos... y por supuesto, en ocasiones, también debemos usar cuerdas en las llamadas simas volcánicas, que se forman por un desplazmiento vertical de la lava fluida.

A su favor tiene la ausencia generalizada de agua, pues no interviene en la formación de la cueva, así como el clima de las regiones más representativas de la existencia de cavidades volcánicas (Hawaii, Canarias, Kenia...).
En efecto, muchas de las cuevas kársticas conocidas actualmente se encuentran en macizos montañosos relativamente fríos, con corrientes de agua subterráneas permanentes (recordemos que es esa corriente de agua la que, poco a poco, va excavando la cueva). Estos ríos suelen tener temperaturas muy frías que hacen más difícil la progresión del espeleólogo, o pueden crecer súbitamente debido a tormentas, dejando a los equipos de espeleólogos aislados en zonas secas de la cavidad.

Esto hace que el equipo de progresión del espeleólogo kárstico deba ser más sofisticado que el del vulcanoespeleólogo.

Bellezas del medio subterráneo

En una cavidad las formaciones son muy numerosas, y se las conoce como "decoración" o más específicamente espeleotemas; en las cavernas kársticas se pueden encontrar desde "simples" estalactitas y estalagmitas hasta una inmensidad de variadas formaciones, banderolas, concreciones, gours, excéntricas, microgours, golpes de gubia, coladas, pisolitas, conulitos, columnas, muchos tipos de helictitas, antoditas y demás formaciones propias de cada tipo de cueva dependiendo del lugar donde se encuentren. Estas últimas, las excéntricas, se diferencian del resto por su curiosa forma. Suele parecerse a la forma creada de una pasta dentífica cuando se presiona con fuerza el tubo. Su rareza recae en que en vez de ser formaciones verticales son horizontales. Se les llama lámparas a la congregación numerosa de excentricas pendidas del techo. En España encontramos en la Cueva del Soplao (Cantabria)la mayor extensión de excéntricas y de lámparas de toda Europa conocida hasta hoy.

Los tubos volcánicos poseen a su vez su propia decoración, creada tanto por la lava al solidificarse en variadas formaciones (decoración primaria o reogenética) como por las filtraciones de agua posteriores, una vez consolidada la cavidad (concreciones secundarias o epigenéticas). Entre las formas primarias encontramos estafilitos, cornisas, terrazas, churretes, castillos, jameos, lagos de lava, cascadas de lava, columnas... Entre las concreciones destacan las calcáreas (que en algunos tubos llegan a formar pequeñas estalactitas) y sobre todo las de yeso, ya que el basalto sometido a una humedad constante tiende a formar este mineral.

Estalactita

Gota de agua saliendo del canal central de una estalactita

Una estalactita (griego "Σταλακτίτης", stalaktos, gota) es un tipo de espeleotema que cuelga del techo o de la pared de una cueva caliza.

Las estalactitas se forman por la deposición de carbonato cálcico y otros minerales, los cuales precipitan en soluciones de agua mineralizada. La formación correspondiente en el suelo es conocida como estalagmita. Si pasa el tiempo suficiente, estas formaciones se convierten en una columna o en un pilar.

Toda estalactita comienza a crearse con una simple gota de agua mineralizada. Cuando la gota cae, deja detrás de ella un fino reguero de calcita. Cada gota sucesiva que se forma y cae deposita otra pequeña capa de calcita. Finalmente, estas capas forman un estrecho tubo (0,5 mm). Estos pequeños tubos pueden crecer bastante pero son muy frágiles. Si un gran número de gotas se depositan sobre este tubo se produce la estalactita, con la familiar forma cónica.

La misma gota de agua que cae de la punta de una estalactita deposita más calcita en el suelo, resultando finalmente una estalagmita redondeada o cónica. A diferencia de las estalactitas, las estalagmitas nunca empiezan como estrechos tubos.

Las estalactitas y estalagmitas pueden formarse en techos y suelos de hormigón, aunque se forman mucho más rápido en el ambiente natural de una cueva.

 

Estalagmita

Estalagmita en la cueva Baradla (Hungría).

Una estalagmita (del griego Σταλαγμίτης stalagma, gota) es un tipo de espeleotema (depósito de minerales que se forman por precipitación química) que se forma en el suelo de una cueva de caliza debido a la decantación de soluciones y la deposición de carbonato cálcico. La formación correspondiente en el techo de una cueva se conoce como estalactita. Si estas formaciones crecen lo suficiente para encontrarse, el resultado se denomina columna o pilar. Analizando las estalagmitas los paleoclimatólogos pueden obtener un registro continuo y de alta resolución del clima.

Las estalactitas y estalagmitas también pueden formarse en techos y suelos de hormigón, aunque se forman mucho más rápido en el ambiente natural de una cueva.

Concreción

En geología se denomina concreción a la acumulación en el seno de una roca de sustancias transportadas en disolución por el agua que posteriormente endurecen.

 

Las concreciones calcáreas se hallan, sobre todo, constituidas por la calcita o el aragonito, que son las dos formas cristalinas que puede adoptar el carbonato cálcico. Sus ejemplos más comunes son las estalactitas y las estalagmitas de las cavidades cársicas. El agua saturada de calcio que mana de las fuentes petrificantes forma una capa de caliza en la superficie de los objetos que moja durante un tiempo suficientemente prolongado.

Los núcleos de sílex que se forman en el seno de la creta son concreciones de sílice. También existen gránulos y nódulos de distintos compuestos de hierro, fósforo, etc. En ciertas partes, el fondo de los océanos se halla salpicado de nódulos polimetálicos, particularmente ricos en manganeso.

Excéntricas

Excentricas en Timpanogos Cave National Monument, USA

Las excéntricas son estalactitas de una vistosidad increíble. Pueden ser antoditas o helictitas. Las antoditas se forman por flujo superficial, se producen en zonas con corrientes de aire y la consiguiente evaporación. Cuando son de aragonito, nos encontramos con antoditas muy frágiles y racimos muy fibrosos. Cuando son de calcita tienen aspecto de ramas y presentan mayor consistencia. Las helictitas necesitan un canal central que aporte agua para su crecimiento. Crecen en cualquier dirección y su formación concurren múltiples factores como giros de los ejes de cristalización, aparición de poros laterales (por haberse obstruido el conducto central), concentración de impurezas por evaporación del agua, corrientes de aire.

No se hallan en muchas cuevas. En España se pueden ver en la El Soplao (Cantabria), en Pozalagua (País Vasco), Cuevas de Canelobre (Alicante), Gruta de las Maravillas (Huelva) y Cueva de los Franceses (Palencia).

Fuente : Wikipedia